Vote for Animals
The pledge

Animales de granja

Take the pledge

Procurar la reducción al mínimo del transporte de animales vivos para su sacrificio, sustituyéndolo por el comercio de carne y cadáveres

Todos los años, mil millones de aves y 42 millones de piezas de ganado ovino, caprino, equino, porcino y vacuno destinados en su mayoría al sacrificio se transportan dentro de la UE y a países terceros. El transporte de animales vivos es motivo de considerable inquietud, ya que con frecuencia estos animales están expuestos a la sed, el hambre, el calor, la fatiga y la falta de espacio o de descanso. El transporte de animales vivos también aumenta gravemente el peligro a la salud pública, ya que contribuye a la propagación de enfermedades. Dar prioridad al transporte de carne y cadáveres reduciría significativamente el sufrimiento animal sin impedir el comercio.

Promover el rápido abandono del uso de jaulas para la cría y alojamiento de animales de explotación

Cada año, hasta 700 millones de animales de explotación, tales como gallinas, codornices, conejos, cerdas y patos, viven confinados en jaulas en toda la UE. Muchos de estos animales pasan toda o casi toda su vida en estas jaulas. Los animales enjaulados tienen el movimiento extremadamente restringido y están imposibilitados de practicar sus conductas naturales básicas, lo que afecta negativamente a su salud y bienestar. Se debe, por lo tanto, prohibir el uso de jaulas y fomentar sistemas de explotación en que los animales tengan mejores condiciones de vida.

Apoyar la revisión de la Directiva sobre pollos de engorde para mejorar significativamente las condiciones de los pollos destinados a la producción de carne

La producción industrial de pollos de engorde es la predominante en la UE, con 7000 millones de piezas al año. Este método de producción da grandes motivos de inquietud por varios motivos, como la selección de razas en base a su rápido crecimiento, el hacinamiento o la falta de luz natural, de enriquecimiento ambiental y de oportunidades de expresar su comportamiento natural. La Directiva sobre pollos de engorde contiene únicamente los estándares mínimos de protección y requiere una revisión urgente por razones de bienestar, animal, medio ambiente y salud pública. Recientemente se solicitó su mejora en el pleno del Parlamento.

Garantizar que el bienestar de los animales de granja sea una cuestión prioritaria en la puesta en vigor de la Política Agrícola Común

Actualmente, solo el 1,54% del presupuesto de la Política Agrícola Común se dedica a medidas de bienestar animal. Establecer el bienestar animal como cuestión prioritaria en la puesta en vigor de la PAC es crucial a la hora de satisfacer las expectativas de la ciudadanía europea, un 82% de la cual opina que los animales de granja deben estar mejor protegidos de lo que actualmente están (Eurobarómetro 2016).

Acabar con la ceba forzada de patos y gansos para la producción de foie-gras

Actualmente la producción de foie-gras requiere la ceba forzada de patos y gansos. La enfermedad de hígado graso resultante perjudica la función hepática y dificulta la respiración de las aves. El procedimiento de ceba forzada no solo es doloroso sino que requiere el confinamiento de los patos en espacios reducidos, generalmente jaulas individuales, con el fin de impedir que se evadan de la ceba. Asimismo, la producción de foie-gras da lugar a la matanza de millones de hembras, ya que solo se emplean los machos. En 23 países de la UE no se ceba a las aves, recurriéndose a otras alternativas. Es necesario ajustar los estándares de mercadeo del foie-gras para facilitar que tales alternativas puedan competir con la ceba forzada en igualdad de condiciones.

Exigir el aturdimiento eficaz de todos los animales previo al sacrificio

La UE fija unas condiciones mínimas para la protección de los animales en el momento de su sacrificio. El aturdimiento previo es obligatorio pero existen excepciones por motivos culturales o religiosos. Si los animales no son aturdidos, pueden estar conscientes y padecer grandes sufrimientos durante varios minutos, como han denunciado consistentemente numerosos grupos interesados, tales como la Federación de Veterinarios Europeos. La práctica del aturdimiento reversible sería compatible con el sacrificio según los preceptos religiosos y aliviaría el sufrimiento de los animales.

Apoyar la introducción de nuevas normativas para salvaguardar el bienestar de los peces, especialmente en el momento del sacrificio y durante el transporte

El número de peces de cultivo supera con creces al de cualquier otro animal dotado de sensibilidad criado para el consumo. La legislación comunitaria actual no contempla el bienestar de los peces a pesar del consenso científico, que desde el año 2000 reconoce que los peces sienten. Es necesario promulgar nuevas reglas comunitarias que protejan el bienestar básico de los peces.